dimarts, 14 de febrer de 2012

Se puede estar enamorado de ...

por ejemplo tu bicicleta ?; según mi compañero de caminos, si, ya que el ha tenido unas cuantas y siempre ha estado super enamorado de todas, quizá esta penúltima que tubo no le dio tiempo a degustarla, y se la tubo que vender por unos problemas, precisamente cuando la montaba, que cosas, en fín, que ya hay otro que la monta y tan a gusto, el amor pasa y pasa, sin darnos cuenta, encontramos otra que nos gusta más y zas, la compro y la otra se la paso a quien me la quiera comprar, no hay problema, me enamoro y me desenamoro como quiero. En mí caso, aún tengo la bicicleta con la que competí aquel año del 2009, que cosas, ahora la monta mi hijo, pero a mí me enamora igual que el primer día, me cuesta deshacerme de ellas, se pasa mucho encima, realmente son unas niñas muy robustas, ya que parece mentira que aguanten lo que aguantan, total, la bicicleta enamora, en todos sus sentidos.
Parece todo muy lioso, pero en un día como hoy, en el que los hombres deberíamos pensar más con el corazón que con la entrepierna, cosa difícil, pero podemos hacerlo si queremos, vamos a buscar un momento lindo, para pensar un poco en nuestro ser querido, aquel que nos hace latir el corazón a mil cuando estamos cerca de el, aquel que nos hace sudar de emoción al fundirnos entre sus entrañas, la que nos da muchas satisfacciones y alegrías, y por la que nos dejamos un pastón cuando visitamos el mecánico, para que luzca como una reina, felicidades bicicleta, te queremos un montón.

Para los que aman a su bicicleta, felicidades a todos vosotros, en el día de San Valentín.